Cyril Connolly

Cyril Connolly

En algún lugar entre los libros de mi OSO estaban abarrotados ejemplos olvidados de un esteticismo de los que creo que mi OSO no aprobó, aunque obviamente estaba atraído de alguna manera. A finales de mi adolescencia, encontré una edición de Penguin medio aplastada de “Enemies of Promise” de Cyril Connolly, ensayo del título, tratando sobre las barreras a la obra literaria las apliqué injustamente a mi OSO: todas sus ambiciones creativas frustradas por la domesticidad. Leí las reminiscencias de Connolly sobre el esteticismo adolescente, su descripción de la versión equilibrada del modernismo que él llama el “estilo mandarín” en los gustos de Woolf, … No lo suficientemente entusiasta o […]

¡'

¡’

  Por su naturaleza, el hombre prefiere creerse un puro espíritu,forjador de ideas, sueños, fantasías y genitalidades. No le gusta que le recuerden que también es materia y que aquello que expulsan sus intestinos forma parte de él en la misma medida que aquello que bulle y germina en su cerebro.

Exprès

Je faute ma diction Afin que tes doights ratrappent mes tmos … Tu les réécris Les mets en forme Je les répète Les aprends. Sur le boude tes lévres  Mes phalangues, Les jeux fermés Pulpe á pulpe Remuent Les Mayuscules